Category: Gráficos Web – Comunicación


Depende de lo que queremos proyectar será el estilo gráfico que elijamos, aunque la creatividad y los recursos parezcan ilimitados siempre hay ciertas formas que producen sensaciones y mensaje visuales que nos ayudarán a integrar a los usuarios en determinado contexto.

Para escoger que estilo utilizar siempre será importante determinar los objetivos y el tipo de usuario que nos visitará, ya que no es lo mismo manejar un ambiente didáctico que otro de entretenimiento, por ejemplo. Las imágenes muy abstractas pueden representar diversos mensajes a menos de que puedan ser asociados a ciertos mensajes visuales, como los logotipos o iconos.

Planearás el estilo gráfico.

La gran diversidad de tipos gráficos que existen tanto por su origen, formato, color, técnica y contexto hacen que tengamos un amplio margen de elección.

Las ilustraciones surgen de una infinidad de opciones, y ya sea a mano o digitales el mensaje que suelen proyectar es más preciso que las fotografías no editadas, ya que se pueden modificar o eliminar detalles a fin de lograr una mejor comprensión de algo que resulta complicado de entender.

Las fotografías suelen aparecer a color, blanco y negro o en escala de grises en su mayoría aunque en menor medida las hay en negativo, solarizado, en sepia o con diversos filtros aplicados en ellas. Suelen tener más información que una ilustración por lo que resulta a veces indispensable que vengan acompañadas de texto para entender el mensaje que se quiere transmitir. Son recursos muy útiles cuando se trata de describir un acontecimiento y suceso.

Seleccionarás el recurso gráfico más adecuado.

En teoría un botón puede funcionar si ponemos un texto o imagen con una señalización para presionarlo, sin embargo eso hace que sea muy fácil de que se le ignore o no se entienda su función. Lo que distingue a un botón en general es su forma, posición, contexto y proporción ya que existe un lenguaje visual estándar que si reúne ciertas características lo convierten en un elemento clicable.

Podemos resaltarlo por medio de múltiples opciones como son: por color distinto o un tono contrastante, por un degradado de color que simule la dirección de luz real, por volumen con brillos o efectos para obtener un aspecto tridimensional, por sombra aplicándole uno debajo para que parezca que flota en la superficie, por texto que indique que debe ser presionado para que ocurra una acción en particular o por símbolo como por ejemplo una flecha para continuar o retroceder. Por lo general, la combinación de algunas o todas estas opciones resulta ideal para conseguir el efecto visual necesario.

Resaltarás las los botones

Al igual que los hipertextos, los botones necesitan destacarse e identificarse como elementos que deben ser presionados para realizar ciertas tareas. Todo gráfico que cuente con un enlace al ser presionado ya es un botón pero para comunicar que lo es debe reunir ciertos requisitos salvo que sea un elemento integrado a un menú o galería donde se entiende que es un elemento a elegir.

Entre más regular y proporcionado sea, mejor conservará su carácter de botón, ya que entre más ancho sea menos conserva su aspecto a menos de que se encuentre en un menú desplegable o funcione como una barra entre otros botones. En cuanto a la altura en más difícil que lo parezca entre más alto resulte, estando un límite general de 50% mas de alto que de ancho. Si está desequilibrado pierde su aspecto, a menos de que esté acomodado en un área que permita su identificación. Finalmente tenemos la forma, entre más parecido tenga con una figura simple siempre tendrá mas oportunidades de reconocerse como tal que otras irregulares o deformes.

Destacarás la forma de los botones

Cuando se trata de fondo, lo que casi siempre resulta es entre menos mejor, ya que es un elemento que debe permitir que los demás resalten, sean reconocibles o que permitan un descanso visual. Los fondos espectaculares solamente resultan cuando estos son una parte muy importante entre los elementos presentes o cuando están detrás de otros fondos sirviendo de ambiente exterior al contenido.

Todo fondo mal elegido provocará dificultades de lectura, molestia en la vista o rechazo inmediato por parte de los usuarios. Tampoco suelen funcionar los fondos animados o interactivos en general pues meten mucho ruido y distraen demasiado. Funcionan bien cuando los colores resultan agradables al ser visualizados por mucho tiempo como son los tonos neutros, pasteles o tenues, tienen mosaicos de poco contraste, incluyen imágenes grandes bien estudiadas o con fondos de texturas simples.

Diseñaras los fondos con mesura.

El planteamiento de un sitio requiere tomar en cuenta las imágenes a integrar, ya que más allá de ser elementos decorativos o informativos son parte de una interfaz gráfica. Si bien suelen tener sus espacios especiales ya que suelen cambiar con el paso del tiempo a menos de que sea material preciso o documentable.

Es bueno contar con todo el material gráfico que deberá ser incluido antes de empezar a planear su organización, el tamaño, la forma o las proporciones a elegir para que los resultados resulten mejores. Un acomodo demasiado equilibrado puede ser muy funcional pero al mismo tiempo no despertar interés del usuario, tampoco funcionan los espacios demasiado atiborrados pues se pierde el detalle de cada uno al convertirse en un fondo barroco.

Lo mejor es utilizar los bloques de imágenes como elementos de equilibrio, sobre todo con los de texto para obtener un buen peso visual. Si queremos obtener imágenes más atractivas de lo que ya son, podemos transparentar los fondos a fin de que se integren al ambiente del sitio mismo o provocar que aparezcan al azar en sitios Web en donde el usuario regresa con frecuencia.

Diseñarás con las imágenes.

Puede parecer sencillo, pero en sitios donde las imágenes resultan muy abundantes e importantes es muy fácil perder el control si desde antes no prevenimos esto y creamos algún tipo de jerarquía y/o categoría para controlarlas. Los grupos pueden ser por tema, semejanza, calidad, estilo, alfabeto o fecha de aparición.

Cuando son pocas y establecidas podemos colocarlas en sitios estratégicos a fin de que proporcionen un mejor atractivo a la página Web. Hay que verificar cuando es bueno insertarlas entre el texto para ir descansando la lectura o si al contrario, la interrumpen. Una imagen mal colocada pierde poder por lo que abajo y hacia la derecha puede resultar menos dominante que arriba y hacia la izquierda en la mayoría de los casos. Los gráficos que se coloquen por encima de un título no deben de provocar que lo escondan de la pantalla al primer vistazo.

Organizarás el acomodo de cada imagen.

Las gráficas estadísticas o comparativas son muy apropiadas para representar ciertas cantidades de manera proporcionada visualmente que de otra forma resultaría demasiado abstracta, además de hacerla más amena y ahorrar espacio. Las variedades son muchas y dependiendo de cada caso de pueden elegir; columnas, barras cuadrangulares, cónicas o cilíndricas, líneas, anillos, áreas, pasteles, dispersiones, radiales, superficies, burbujas, cotizaciones o gráficos que representan cantidades diversas. Ahorran espacio y ayudan a comprender grandes cantidades de una forma fácil y rápida aunque no llegan a reemplazar las listas o las tablas en cuanto a números precisos, así que lo mejore s completarlas con datos numéricos, porcentajes o palabras para describir detalles precisos.

Los de barra son apropiadas para comparar distintos productos o unidades individuales como países o precios. Los pasteles muestran como se dividen cantidades en distintas porciones, ya sea de forma cerrada o trozada. Los de línea indican fluctuaciones de valores dependiendo de los cambios de otros y sirven para mostrar tendencias o poblaciones en determinado tiempo.

Conocerás el correcto uso de los gráficos comparativos.

Las imágenes pueden cumplir una función decorativa pero siempre resultan muy útiles para reforzar cualquier mensaje que se quiera transmitir, ya que uno de los fines más importantes de los gráficos son la comunicación visual. hay que procurar que los gráficos refuercen lo que se dice en el texto ya que se considera que una imagen dice lo que mil palabras, por lo que se pueden dar múltiples interpretaciones. Una imagen es redundante si tiene más información de la que se necesita, por lo que de ser necesario más vale editarla si es necesario.

Colocar una figura entre el texto funciona bien sobre todo cuando queremos poner de manifiesto que en esa área existe algo relacionado a al tema preciso por lo que la elección de la misma no resulta tan simple como pudiera parecer, ya que se puede perder el contexto e interferir en la dinámica de la lectura.

Usarás la imagen para reforzar un mensaje.

 

Todas las imágenes provocan un sentimiento al espectador según su carácter simbólico y dependiendo de quien lo ve, tomando en cuenta ambos puntos es importante que le demos su importancia en cuanto a comunicación en vez de considerarlos simples ornamentos.

Cuanto más complejas sean las imágenes más será su capacidad de la cantidad de interpretaciones posibles, por lo que es importante que se explique el contexto a menos claro que sea bastante obvio, aunque hay que tener el cuenta de que le mensaje se dará sobre todo según el tipo de usuario que lo reciba. Para saber si una imagen no es necesaria hay que ver si el texto se entiende con simples palabras o el mensaje requiere de un apoyo extra.

Comunicarás con tus imágenes.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.